La vida y trayectoria de Celia Cruz

La reina de la salsa, de la música Latinoamericana y la Guarachera de Cuba, Celia Cruz era famosa por su voz, por su ritmo y por su personalidad, así como por sus pelucas, sus extravagantes vestidos y su sonrisa de rostro completo. A pesar de su fama, la cantante latinoamericana más popular del siglo XX fue siempre muy reservada con su vida personal.

Aquí te presentamos algunas de sus facetas más desconocidas y datos sobre la vida de esta mujer que llenó la música de ¡azúcar! y mucho baile, luces y ritmo.

Sus orígenes

ccz-celia-cruz-bw-braids-1970
Foto: Michael Ochs Archives/Getty Images
Foto: Michael Ochs Archives/Getty Images

Úrsula Hilaria Celia Caridad Cruz Alfonso nació en un barrio céntrico de la ciudad de La Habana en 1925. Como ya le gustaba bailar y cantar desde muy chica, su madre la impulsó a seguir su pasión a pesar de que su papá quería que Celia fuera maestra (¿te imaginas que te gritara que ya te sientes con esa voz?). Al final, Celia se metió a la carrera de magisterio, pero la abandonó para cantar en una oportunidad que tuvo para la radio de la isla. Luego empezó a participar en concursos de canto, en los que el mayor premio que obtuvo fue de 15 dólares.

Primeras grabaciones

ccz-celia-cruz-bw-1965
Foto: Michael Ochs Archives/Getty Images
Foto: Michael Ochs Archives/Getty Images

En 1948 Celia ya era suficientemente reconocida localmente como para ser invitada a grabar con algunos músicos reconocidos del momento, como Obdulio Morales y luego como cantante de la Orquesta Melody. Estas grabaciones le permitieron lograr su primer gran salto a la fama, cuando la Sonora Matancera, ya internacionalmente reconocida entonces, se encontraba en busca de una nueva cantante. Su titular, la cantante puertorriqueña Myrta Silva, había decidido dejar de cantar y volver a Puerto Rico.

La Sonora Matancera

ccz-matancera-sonora-1970
Foto: Michael Ochs Archives/Getty Images
Foto: Michael Ochs Archives/Getty Images

La primera grabación de Celia Cruz con la Sonora Matancera ocurrió el mismo año en que se unió a la agrupación, 1950. Esto no fue sin dificultades, ya que la gente que escuchaba a la Sonora por el radio o en vivo pedía con cartas y pancartas el regreso de Myrta Silva, quien se había convertido en una voz súper popular entre el público. No obstante los reclamos de la gente, las primeras grabaciones fueron un éxito y la Sonora con Celia Cruz siguió grabando y cosechando éxitos.

15 años

ccz-celia-cruz-bw-blue-1960
Foto: GAB Archive/Redferns
Foto: GAB Archive/Redferns

Durante los quince años que Celia Cruz cantó al frente de la Sonora Matancera grabaron 188 temas y hasta llegaron a participar en varias películas de la época de oro del cine mexicano, como Salón México, y Una gallega en La Habana. También tuvieron numerosas giras por toda Latinoamérica, propagando el éxito y el ritmo por todo el continente, aclamados y con cada vez más público por donde quiera que iban. Fue en uno de esos viajes cuando el destino de Celia y de la Sonora cambiarían para siempre.

La revolución

ccz-fidel-castro-cuban-flag
Foto: Keystone-FranceGamma-Rapho via Getty Images
Foto: Keystone-FranceGamma-Rapho via Getty Images

En 1959 triunfó la revolución cubana y al poco rato las condiciones y restricciones para viajar y dar conciertos fuera de la isla se fueron volviendo cada vez más complicadas. Durante una gira que la Sonora realizaba por México, todos los miembros de la agrupación acordaron desertar y no volver a la isla. Pidieron asilo político en Estados Unidos y les fue concedido. Tanto fue el enfado de Fidel Castro ante esta situación que juró que ninguno de los miembros de la banda volvería a pisar suelo cubano. Y al menos en el caso de Celia lo cumplió cabalmente.

Matrimonio

ccz-celia-cruz-with-husband-1985
Foto: PL Gould/IMAGES/Getty Images
Foto: PL Gould/IMAGES/Getty Images

En 1962, Celia contraería matrimonio con quien sería su esposo hasta fallecer, el trompetista de la Sonora Matancera Pedro Knight. A amabos el gobierno cubano les negaría el reingreso a la isla cuando la mamá de Celia Cruz enfermó gravemente de cáncer y posteriormente falleció. entre tantas alegrías y tristezas se seguía alimentendo el ritmo y la contagiosa voz de la reina de la salsa.

Amaba a los niños

ccz-celia-cruz-red-dress
Foto: Chris Polk/FilmMagic
Foto: Chris Polk/FilmMagic

A pesar de que no tuvo hijos, Celia amaba a los más chicos y se desvivía por cuidar a los hijos de amigos y familiares. Lo que más le gustaba era cantarles canciones de cuna de recién nacidos para arrullarlos antes de dormir. Otra de sus aficiones era bailar y cantar junto con los más pequeños, tal vez porque ella misma comenzó su carrera muy joven y solía cantar desde niña para arrullar a sus numerosos primos en Cuba cuando le tocaba cuidar de ellos.

La década de 1960

ccz-celia-cruz-singing-1981
Foto: Estate Of Keith Morris/Redferns/Getty Images
Foto: Estate Of Keith Morris/Redferns/Getty Images

Durante la década de 1960 Celia Cruz se estableció definitivamente en Estados Unidos. Compró un departamento en Nueva York y comenzó a dar conciertos por su lado como solista, sin todavía abandonar a la Sonora Matancera. Pero la asociación entre el grupo y la cantante llegaría a su primer final en 1966 cuando Celia se separaría de la Matancera. En las décadas siguientes seguirían teniendo colaboraciones esporádicas, hasta 1982 cuando Celia grabaría su último disco con la Sonora Matancera.

Tito Puente

ccz-celia-cruz-with-tito-puente-1992
Foto: Jack Vartoogian/Getty Images
Foto: Jack Vartoogian/Getty Images

Ese mismo año de 1966 Celia sería invitada a Japón a dar unos conciertos. En esta serie de conciertos conocería al famoso percusionista Tito Puente con quien comenzaría a grabar discos. En total tito y Celia grabarían ocho álbumes que, si bien no serían tan exitosos como los que grababa con la Sonora Matancera, son un referente ineludible para los amantes de la música latina.

La salsa

ccz-celia-cruz-new-york-1992
Foto: Jack Vartoogian/Getty Images
Foto: Jack Vartoogian/Getty Images

Al terminar su relación musical con Tito Puente, Celia se encontró con la posibilidad de dar una serie de conciertos en el Carnegie Hall de Nueva York, y aceptó con la idea de probar un nuevo género para ella, la salsa. Este sería el comienzo de una fructífera relación entre la cantante y el género musical de reciente creación. sin embargo, la diferencia entre Salsa y Guaracha, que era lo que ella más cantaba hasta entonces, es de géneros hermanos, por lo que su paso de uno a otro género era de esperarse.

Los orígenes de la Salsa

ccz-celia-cruz-flag-msg-1993
Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

De acuerdo con varias versiones, el primero en utilizar el término salsa para referirse al género musical fue el DJ puertorriqueño Phidias Danilo Escalona, que trabajaba en una estación de radio en Nueva york y que un día de 1968 recibió en su estudio a los músicos Richie Rey y Bobby Cruz. Según esta versión, Phidias Danilo Escalona le preguntó a Richie Ray que qué era lo que tocaban.

Como ketchup

Foto: Frans Schellekens/Redferns
Foto: Frans Schellekens/Redferns

―¿Qué es lo que ustedes tocan?―Esto que nosotros hacemos lo hacemos con sabor, es como el ketchup, que le da sabor a la comida.―¡¿Qué es eso de ketchup?!―Bueno, eso es una salsa que se utiliza en los Estados Unidos para darle sabor a la hamburguesa.

―¡Ah…! ¿Entonces lo que ustedes tocan es salsa? Pues, damas y caballeros, vamos a escuchar ahora la salsa de Ricardo Ray y Bobby Cruz.

Fania All Stars

Foto: KMazur/WireImage
Foto: KMazur/WireImage

En 1973, invitada por Larry Harlow, Celia se uniría al sello discográfico Fania con quienes tendría una larga trayectoria. Gracias a su involucramiento con el sello, Celia se uniría como la voz principal al conjunto de estrellas de la música latina Fania All Stars con quienes haría giras por Francia, Inglaterra y Zaire. También bajo este sello grabaría sus primeros discos con Johnny Pacheco en 1974, con quien tendría su primer disco de oro, y en 1977 con Willie Colón.

Vuelta al cine

Foto: M. Caulfield/WireImage
Foto: M. Caulfield/WireImage

A sus numerosos éxitos como ya la más destacada cantante Latinoamericana, Celia Cruz decidió volver a incursionar en el cine, primero en un documental sobre las grandes figuras latinas de la segunda mitad del siglo XX, y luego en una película titulada Salsa, en 1988, al lado de Johnny Draco Rosa. La película no tendría mucho éxito pero serviría para cimentar más la leyenda de Celia Cruz. Ese mismo año, por ejemplo grabaría con Los Fabulosos Cadillacs el éxito Vasos vacíos.

Concierto masivo

2184089mm024_celiacruz-74524.jpg
Foto: Mark Mainz/Getty Images
Foto: Mark Mainz/Getty Images

En 1987, Celia Cruz organizó un concierto en la isla Santa Cruz de Tenerife, en las Islas Canarias de España. Ese concierto está reconocido hasta la fecha por el Libro Guinness de Récords como el más grande al aire libre. durante ese concierto se calcula que en la Plaza de España de Santa Cruz 250 mil personas bailaron las mismas canciones, cosa que no se ha repetido aún en ningún lugar. Además de este concierto, no era raro que sus conciertos en toda hispanoamérica se encontraran agotados por completo.

Grammy

Foto: Jean-Paul Aussenard/WireImage
Foto: Jean-Paul Aussenard/WireImage

En 1990, Celia Cruz ganó el Premio Grammy a Mejor Interpretación Latina Tropical por su disco Ray Barretto y Celia Cruz – Ritmo en el Corazón. En 1992, apareció junto a Antonio Banderas en la película The Mambo Kings. En 1994, el presidente de Estados Unidos Bill Clinton le otorgó a Cruz la Medalla Nacional de las Artes. En el mismo año, fue incluida en el Salón de la Fama de la Música Latina de la revista Billboard junto con el también músico cubano Cachao López.

Su fortuna

GettyImages-105144664
Foto de Ron Galella/Ron Galella Collection via Getty Images
Foto de Ron Galella/Ron Galella Collection via Getty Images

A pesar de todos los premios, reconocimientos y elogios que recibió Celia Cruz en su vida, muchos se sorprenden cuando se enteran de la cantidad de su fortuna. La reina de la salsa tiene una fortuna de un millón de dólares. En comparación con otros artistas, un millón es en realidad una cantidad más pequeña de lo que la mayoría esperaría. Es una cantidad estimada porque no hay suficientes datos sobre sus posesiones y salarios. Lo que sí se sabe es que su dinero provino principalmente de su carrera musical, no de patrocinios o inversiones adicionales.

Últimos proyectos

ccz-celia-cruz-rehearsing-2001
Foto: Frank Micelotta/ImageDirect
Foto: Frank Micelotta/ImageDirect

En 1997 Celia Cruz, ya con 72 años, acepta aparecer en la telenovela El alma no tiene color de Televisa, productora mexicana, transmitida por todo el mundo de habla hispana. En 1998 lanza su álbum Mi vida es cantar donde aparece su gran éxito, y la canción que la identificaría por siempre, La vida es un carnaval. En 1999 Luciano Pavarotti la invita a participar en su disco Luciano & Friends y en el año 2000 Celia Cruz encabezaría el festival de Viña del Mar en Chile.

Adiós

1309179-27080.jpg
Foto: Pool Photographer/WireImage
Foto: Pool Photographer/WireImage

En 2002, durante una gira en México Celia se sintió mal de salud y poco después le diagnosticaron un cáncer inoperable en el cerebro, por lo que se retiró casi por completo de los escenarios. Luego de una convalecencia breve, falleció en su casa en Nueva Jersey en julio de 2003 poco antes de cumplir los 80 años de edad, dejando un hueco irremplazaable en el panorama de la múscia mundial.

Su legado

cruz_celia_142056-72360.jpg
Foto: Jack Vartoogian/Getty Images
Foto: Jack Vartoogian/Getty Images

Pero no se pierde todo. Quedan sus discos, sellos postales, exhibiciones en museos, sus películas y entrevistas, sus conciertos que muchos pudieron disfrutar y que tantos recuerdan. en su honor y con la historia de su vida se han montado obras teatrales, musicales de Broadway y se ha filmado una serie de 80 capítulos que se transmitió en Colombia con mucho éxito, esto además de todos los proyectos por venir. En definitiva queda Celia, y ¡azúcar! para rato.