Los Secretos No Revelados De Mario Moreno, Cantinflas

No todo en la vida de Cantinflas, pero de nombre real Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes han sido risas y diversión. El actor y comediante mexicano fue uno de los más reconocidos históricamente pero hay un costado suyo muy personal y oscuro que no todos conocen.

El nacido en la Ciudad de México se ha encargado de mantener por debajo de la alfombra varios hechos de su vida que tienen que ver con la droga, el sexo y sus ambiciones para que no salgan a la luz pero a poco más de dos décadas después de su fallecimiento, éstos fueron revelados.

La herencia de Cantinflas

Mexican comedian Cantinflas looks thoughtful as he sits in his London hotel room before meeting actors for casting in his new film 'Pepe,' London, England, April 26, 1959
Foto de FPG/Getty Images
Foto de FPG/Getty Images

Los millones que dejó la gran personalidad mexicana ha creado una grieta en su familia que además de soportar la pérdida de un ser querido debió enfrentarse a las ambiciones de su propia sangre. Mario Moreno Ivanova, su hijo, develó que entró en confrontación con su primo, Eduardo Moreno Laparade por que éste reclamó gran parte de la fortuna que dejó el cómico.

Ícono de México

Cantinflas se convirtió en un emblema del país del norte americano al participar de 51 películas y llegó a obtener un Globo de Oro en 1956 por su rol protagónico en La vuelta al mundo en 80 días. El apodado peladito que era enredado para hablar, lucía un pañuelo en el cuello y un bigote por demás peculiar logró movilizar a todo un país con sus chistes.

Duro conflicto familiar

La escritora Guadalupe Elizalde pudo entrometerse en el círculo íntimo del comediante mexicano para escribir su biografía antes de que este fallezca pero notó que cuando la vio editada, alguien la había utilizado para denostar al propio hijo de Cantinflas. Quien había estado detrás de esas correcciones fue Eduardo Moreno Laparade, el “sobrino predilecto-así se describe él- del comediante.

Probó suerte en el extranjero

A causa de su talento, Cantinflas viajó a Estados Unidos donde intentó imponer su sentido del humor que ya causaba estragos en México. Su incursión no fue para nada satisfactoria porque sus chistes tenían ese toque mexicano que en el país imperialista nunca llegaron a comprender. A pesar de ello, obtuvo una estrella en el Paseo de la Fama en Hollywood.

La pelea por los millones

El conflicto familiar data mucho antes de la muerte del icónico personaje. Desde la adolescencia que los primos de la familia no se soportaban pero la enfermedad de cáncer que azotó a Cantinflas profundizó la crisis. La explosión que causó el enfrentamiento público fueron los derechos y ganancias de las 39 películas que habían sido creadas con las productoras Posa Films y Columbia Pictures.

Las piezas más preciadas

La familia se dividió por la posesión de dos de las piezas más sensacionales que ha creado Mario Moreno, El bolero de Raquel que data del año 1956fue la primera en la que se ve a Cantinflas en televisión a colory El Padrecito de 1964. Quien se hiciera de la titularidad de las cintas, obtendría el dinero y ello destapó la patética pelea familiar a días de haber estado llorando a un integrante.

Miseria humana

Se comprobó que cuando su tío aún estaba con vida pero moribundo, Laparade arribó al hospital de Houston donde estaba internado y se retiró del mismo con un papel en donde estaba la firma del comediante. Dicha hoja expresaba que el comediante le cedía los derechos de sus películas más exitosas. ¿Cómo pudo pensar en ello cuando su familiar estaba al borde de la muerte? Una falta de respeto y una codicia inimaginable…

Cuestión de sangre

El hijo “adoptado” de Cantinflas, Mario debió soportar que el sobrino le presentara en la cara el papel en el cual indicaba que él sería el heredero de las cintas. De aquella manera no sólo tenía una evidencia que podía servir como documento legal sino que ponía en duda la paternidad del personaje con su supuesto hijo. Hecho que su madre también creía así.

Pero… sí era su hijo de sangre

Poco tiempo después, Mario Moreno hijo, salió a la luz a defender su postura y develó que en realidad sí era el hijo de sangre de Cantinflas. Explicó que su padre biológico se lo reveló a los 18 años pero que a la vez, su “supuesta madre”, la actriz mexicana de origen ruso Valentina Ivanova Zuvareff, nunca se había enterado de la verdad.

Cantinflas, el mujeriego

En los 60´, el comediante hizo sus creaciones más relevantes y amasó grandes sumas de dinero. Allí conoció a Valentina Ivanova, quien luego fue su esposa, a quien nunca le pudo dar un hijo. Se creía que él era estéril y ella acabó falleciendo de cáncer en los huesos. Se sostuvo que habían adoptado a un niño norteamericano Ahí entra Mario Moreno en la historiaaunque hace pocos años se reveló que él fue producto de una relación extra-matrimonial, de Cantinflas con Marion Roberts, madre biológica de Mario Moreno hijo.

Marion Roberts era una cazafortunas

La turista que se convirtió en amante de Mario Moreno Reyes estaba sumergida en una deuda importante con un hotel y conoció a Cantinflas porque un recepcionista del hotel le dio el dato de que éste, un hombre de fama y caritativo, se hospedaba en el lugar. Fue entonces como el actor pagó la deuda de la señorita y poco se sabe de su encuentro. Sólo que meses después se le presentó con un hijo que era suyo.

¿Cantinflas compró a su hijo?

En un giro inesperado de la vida del actor, él aceptó comprar a su hijo cuando Marion se presentó al estudio de grabación del comediante en Los Ángeles mientras aún estaba embarazada y le expresó que era un bebé suyo. Se lo ofreció a cambio de dinero y fue Moreno quien pagó diez mil dólares por su futuro hijo con el objetivo de darle a su esposa, Valentina Zuvareff, un crío ya que naturalmente ellos parecían no poder conseguirlo.

Quizás causó su muerte

Marion y Moreno tuvieron una relación extra-matrimonial que quedó consumada en el nuevo niño e hijo heredero del comediante. Pero se cree que la madre biológica de Moreno hijo, Marion, viajó al año de haberle vendido su bebé a Cantinflas para reclamarle el formar una familia. Para ello, el mexicano debía dejar a su esposa rusa, hecho que nunca hizo y que habría provocado a posterior, el suicidio de Marion.

Aún no se sabe la verdad

Por más que lo planteado por Moreno hijo encaja en tiempo y forma con la vida del comediante, nunca se ha hecho un cotejo sanguíneo para definir la verdad de los hechos. Se presentó una hipótesis que se basaba en exhumar el cuerpo de la leyenda mexicana para realizar una prueba de ADN, pero nunca se llevó adelante.

Laparade lo acusa de delincuente

El sobrino de Cantinflas está convencido de que Moreno hijo no tiene ningún vinculo real con su tío y que es sin dudas un delincuente que se entrometió en la familia para quitarles el dinero. A quien además acusa de haberlo visto golpeando a su propio tío al verlo en el lecho de su muerte. Un sinfín de problemas alrededor de una persona que en vida causaba risas y una vez fallecido es la antítesis de ello.

El sobrino tampoco es muy confiable

Moreno Laparade tampoco parece ser un hombre servil, cristiano e impoluto. Además de aquella acción de la firma de una papeleta mientras su tío estaba cuasi-fallecido en el hospital, se lo acusa de haberse esfumado los 70 millones de dólares de las cuentas bancarias de la familia el mismo día de la muerte del comediante.

La Justicia definió

Desde 1993 se mantuvo un proceso judicial que enfrentó las dos versiones, la de Laparade y la de Moreno hijo y que acabó en 2012. Las ganancias de las producciones se congelaron durante todo el proceso y las manejó la corte de los Estados Unidos quien sentenció a través del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México que el único y legítimo dueño de los derechos de las películas es Laparade.

¿Mario Moreno también alentó el descontrol?

La escritora Guadalupe le develó a un medio de comunicación que “fue la incapacidad de Mario Moreno Cantinflas para manejar los bienes lo que inició toda la revuelta. Familiares cercanos quisieron administrarla por él y éste nunca dejó asentado su parecer al respecto“. Tampoco es para echar en culpa de toda esta historia de traición, amenazas, ambiciones y denuncias de maltrato en el fallecido.

Acusaciones cruzadas

Visiblemente enfadado, Laparade acusó al supuesto hijo de Cantinflas de “haber malgastado toda su fortuna al metersela toda por la nariz, declaración que apunta a que sufría problemas con la droga. A ello se le sumaron la aparición de dos de sus ex mujeres, una que lo acusó de ser adicto a la cocaína y de abandonar sus labores de padre, mientras que la otra lo apuntó como un maltratador y de iniciador de sus propios hijos en el camino de los estupefacientes.

Los hijos de Moreno hijo lo ayudan

Al caso se remite también que producto del segundo matrimonio de Moreno Ivanova con Sandra Bernat, nacieron tres hijos. De ellos, los tres han tenido problemas con las drogas y el mayor de ellos acusó a su padre de corrupción de menores, al expresar que a los 14 años lo inició en las drogas. Éste no ratificó su denuncia y actualmente viven juntos como una familia… ¿unida? o ¿casi tan unida como la de Cantinflas?