Te la sabes… 20 canciones típicas mexicanas famosas y sus compositores

Muchas canciones famosas de México son famosas por ser de México, pero algunas son famosas a pesar de ser de México y otras por encima de no ser estrictamente de México.

Hemos juntado algunas de las canciones y tonadas más famosas de México, que remiten al país casi en cualquier contexto. Grabadas por mariachis, por cantantes pop o por grupos de rock, interpretadas por orquestas o por tríos, para cine o radio, modernas o antiguas, todas estas composiciones tienen un lugar en común: México.

Las mañanitas

e699-22997-67703.jpg
Foto: Earl Leaf/Michael Ochs Archives/Getty Images
Foto: Earl Leaf/Michael Ochs Archives/Getty Images

Esta no es una canción del dominio público, de tiempos remotos, sino que la compuso en 1914 quien tal vez sea el compositor más famoso de México, que ya es decir mucho, Manuel M. Ponce. Vuelta famosa en una grabación de Pedro Infante con mariachi, desde entonces es tocada o cantada en todos los cumpleaños de México y en muchos de América Latina, así como en otros países Su origen era como pieza principal de serenata al romper el día o en la madrugada: “despierta, mi bien, despierta, mira que ya amaneció, ya los pajarillos cantan, la luna ya se metió”.

El son de la negra

1020_19_drm2032-19880-79361.jpg
Foto: Daniel Romero/VW PICS/UIG via Getty Images
Foto: Daniel Romero/VW PICS/UIG via Getty Images

Vuelta famosa en 1940 por otro gran compositor de música mexicana, Blas Galindo, tras adaptar una tonada típica de la costa del estado de Nayarit, esta tonada compite con muchas otras por el lugar de “segundo himno nacional” de México. Los acordes y gritos suenan en cualquier lugar donde hay un mariachi, y su letra es típica de el sufrimiento de amores que llena la canción típica mexicana: “Negrita de mis pesares, ojos de papel volando. A todos diles que sí pero no les digas cuándo. Así me dijiste a mí, por eso vivo penando.”

Cielito lindo

Foto: Wikimedia Commons
Foto: Wikimedia Commons

Ay, ay, ay, ay, canta y no llores, se escucha en los estadios y en las plazas, en fiestas y en películas. A principios del siglo XX casi todos pensaban que era una composición anónima proveniente de España probablemente durante el siglo XVIII, pero resultó que su compositor era Quirino Mendoza y Cortés nacido en Xochimilco en 1882, y que la sierra de la que vienen bajando el par de ojitos negros no es la Sierra Morena, que está en España, sino que es como Quirino le decía a su querida esposa, a quien le escribió la canción, de cariño: morena.

Huapango de Moncayo

mvd1095941-54642-84394.jpg
Foto: Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images
Foto: Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images

El Huapango se llama así en honor a los sones huastecos o huapangos que se tocan tradicionalmente en la región Huasteca de México. Su compositor, José Pablo Moncayo, la estrenó en 1941 y se volvió famoso tanto él como la composición, casi de la noche a la mañana. Utilizada en comerciales y películas desde su aparición hasta nuestros días, es referencia inmediata a México a pesar de no tener letra ni, por ello, mencionar al país.

Cielo rojo

KL2770-81154-88638.jpg
Foto: H. Armstrong Roberts/Retrofile/Getty Images
Foto: H. Armstrong Roberts/Retrofile/Getty Images

Un huapango muy famoso pero este sí con letra, “Cielo rojo” es obra del compositor mexicano Juan Záizar, y fue popularizada en 1957 por quien fuera la cantante más famosa del momento en México, Flor Silvestre, acompañada del famosísimo Mariachi Vargas de Tecatitlán. Canción típica del despecho y de los males de amor, la tonada se escucha en todos los rincones de México donde a altas horas de la noche fluye el alcohol, a pesar de la dificultad de cantarla, sobre todo la parte que dice “Olvida lo pasado ya no te acuerdes … de aquel ayer”.

México lindo y querido

Foto: Eye Ubiquitous/UIG via Getty Images
Foto: Eye Ubiquitous/UIG via Getty Images

La canción fue compuesta por uno de los grandes compositores de la música típica mexicana, Chucho Monge. Luego sería convertida en un himno famoso por Jorge Negrete, quien luego de grabarla fallecería el 5 de diciembre de 1953, en Los Ángeles, California, Estados Unidos y cumpliría su propia profecía al ser tocada en su funeral: México lindo y querido, si muero lejos de ti, que digan que estoy dormido y que me traigan aquí.

La cucaracha

la-cucaracha-61378-64346.jpg
Foto: Jim Heimann Collection/Getty Images
Foto: Jim Heimann Collection/Getty Images

La cucaracha, la cucaracha, ya no puede caminar… Aunque se le asocia con México desde la Revolución, época en la que se le interpretó ampliamente por todo el país, el corrido de “La cucaracha” tiene orígenes muy inciertos. Se cree que una versión de la tonada, aunque no exacta, con otra letra, ya existían en 1942 en la época de la reconquista de España por los reyes Católicos. Lo cierto es que la instrumentación actualmente conocida y los refranes de la letra, que varían con cada interpretación, se volvió famosa sobre todo entre los soldados que seguían a Pancho Villa.

La bamba

Valens_Ritchie_014-84119-27482.jpg
Foto: Michael Ochs Archives/Getty Images
Foto: Michael Ochs Archives/Getty Images

La bamba, un huapango, un corrido, un clásico del rock, pero primero un son jarocho, es una canción típica mexicana de compositor anónimo que se ha popularizado por el mundo gracias a sus numerosos intérpretes, sobre todo Ritchie Valens quien la popularizó en forma de rock en 1958. La tonada es fácil de identificar y fácil de tocar en una guitarra, y las letras se pueden improvisar con facilidad con un poco de ingenio. Además es pegajosa para bailar, y pues, para bailar la bamba sólo se necesita una poca de gracia, una poca de gracia y otra cosita.

María bonita

k038170-a4-24575-55870.jpg
Foto: Keystone-France/Gamma-Keystone via Getty Images
Foto: Keystone-France/Gamma-Keystone via Getty Images

No parece ser que haya una canción más típica de la época del cine de oro mexicano que la composición que el “Flaco de Oro” le dedicara a su entonces esposa María Félix, la actriz más famosa del cine, en recuerdo de su luna de miel en el puerto de Acapulco, y “de aquellas noches, María bonita, María del alma”. Desafortunadamente el matrimonio no duró la eternidad de la canción porque se divorciarían a penas dos años después de casarse.

Somos novios

Foto: Jennifer Lourie/FilmMagic
Foto: Jennifer Lourie/FilmMagic

Difícil elegir la canción más destacada del compositor y cantante yucateco Armando Manzanero. Entre sus muchos éxitos de su multipremiada carrera musical, además del clásico bolero, están “Esta tarde vi llover”, “Contigo aprendí”, “Te extraño” y “No sé tú”, interpretadas por artistas que van desde Elvis Presley hasta Andrés Calamaro y Roberto Carlos, pasando por Luis Miguel y Celia Cruz. En definitiva se trata de un compositor de referencia mundial en el arte de la canción mexicana.

El rey

afp_rz1z0-24690-19927.jpg
Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images
Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images

El rey de la canción popular mexicana, José Alfredo Jiménez, compuso, grabó y popularizó esta canción, que lo convirtió en inmortal. Nadie como José Alfredo para cantar sus canciones, acompañado de mariachi, como la figura más destacada del charro mexicano. Si bien José Alfredo no tenía ninguna formación musical y no sabía tocar ningún instrumento, componía chiflando y así sus canciones, como “Amanecí en tus brazos” o “De qué manera te olvido”, igual que “El rey” son referentes de la música mexicana sin par.

Sobre las olas

GettyImages-1150154890
Foto de Peter KovalevTASS via Getty Images
Foto de Peter KovalevTASS via Getty Images

El vals más famoso del mundo, el más tocado y bailado, no es de un austriaco, francés o alemán, sino de un compositor mexicano, Juventino Rosas, un músico de origen humilde que tuvo una vida corta (falleció a los 27 años en 1894, víctima de una infección cerebral) y llena de penurias. Al componer el vals tenía muchas deudas y cuando el entonces presidente Porfirio Díaz le obsequió un piano por lo mucho que le gustaba la tonada, el compositor lo vendió para pagarlas. Del mismo modo, vendió los derechos de la partitura por sólo 45 pesos.

De qué manera te olvido

GettyImages-1503342012
Foto: Gianni Ferrari/Cover/Getty Images
Foto: Gianni Ferrari/Cover/Getty Images

Popularizada por el charro Vicente Fernández, “el hijo del pueblo”, la canción de Federico Méndez De qué manera te olvido es un himno al abandono como muchos de los éxitos de Armando Manzanero. “¿De qué manera te olvido? Si te miro en cualquier gente y tú no quieres ni verme, porque te conviene callar nuestro amor.” Uno de las muchas oportunidades que ha tenido el cantante de demostrar su prodigiosa voz, alargando el olvido, literalmente, por increíbles segundos.

Si no te hubieras ido

GettyImages-454824104
Foto de Alexander Tamargo/Getty Images
Foto de Alexander Tamargo/Getty Images

El Buki, como es conocido Marco Antonio Solís por haber fundado la agrupación Los Bukis en la década de 1970, es uno de los cantautores más reconocidos en México y en el extranjero con más de 40 años de éxitos como “Y ahora te vas”, “Más que tu amigo” y “O me voy o te vas”, entre muchas otras. Esta, la que tal vez sea su más célebre canción tanto en grupo como solista, ha sonado sin parar en México y en el mundo de habla hispana desde que la grabó en el año 2000 y probablemente sea una de las canciones mexicanas más reconocidas del nuevo siglo.

Bésame mucho

Foto: Matt Cowan/Getty Images for Coachella
Foto: Matt Cowan/Getty Images for Coachella

Esta canción, tal vez el bolero más famoso del mundo, y Sir Paul McCartney tienen mucho que ver. La primera razón es porque el compositor de Liverpool le tenía tanto cariño a la canción que la transformó en rock cuando los Beatles cantaban en Hamburgo a principios de la década de 1960. La segunda razón es que la canción de la mexicana Consuelo Velázquez es la segunda con más covers de la historia, sólo detrás de Yesterday, original de Paul McCartney.

Juan Gabriel

GettyImages-51388289
Foto: Tim Mosenfelder/Getty Images
Foto: Tim Mosenfelder/Getty Images

Imposible elegir una sola canción del “Divo de Juárez” recientemente fallecido, así que lo incluimos a él como canción, una increíble canción. Para nombrar a Juan Gabril nada más hace falta hacer una lista de algunos de sus muchos éxitos: “Querida”, “No vale la pena”, “Déjame vivir”, “Amor eterno”, “Costumbres”, “Hasta que te conocí”, “Caray”, “Te lo pido por favor”, “Lo pasado pasado”, “No tengo dinero”, “Se me olvidó otra vez”, “Me gustas mucho”…

El triste

Jose-jose-premios
Foto: Ron Galella, Ltd./WireImage
Foto: Ron Galella, Ltd./WireImage

La interpretación de “El triste” por José José en el festival OTI de 1970 lanzó a la fama no sólo al llamado “Príncipe de la canción” sino también, de nuevo, a su compositor, Roberto Cantoral, quien además de este éxito había grabado en 1957, con su grupo Los tres caballeros (que una película de Disney volvería en nombre famoso), su clásico “El reloj”, al que le pide “no marques las horas, porque voy a enloquecer. Ella se irá para siempre cuando amanezca otra vez”. Otros de sus éxitos incluyen “La barca” y “Al final”.

La llorona

Foto: Chris Jackson/Getty Images
Foto: Chris Jackson/Getty Images

Popularizada al máximo por la película Coco, la canción es un corrido, un bolero, un son anónimo proveniente del Itsmo de Tehuantepec (la parte más estrecha del país) y es referente de México ineludiblemente. Se atribuye la difusión de la canción al poeta y promotor de la cultura Andrés Henestrosa quien probablemente le haya homologado los versos que hoy son tan conocidos y que hacen referencia a la leyenda del espíritu que, dicen, se aparece por las noches en las calles de pueblos y ciudades de México llorando “¡Ay, mis hijos!” por sus retoños perdidos.

La bikina

94174688_dc_caletaacapulco-01-72536-34150.jpg
Foto: Donaldson Collection/Michael Ochs Archives/Getty Images
Foto: Donaldson Collection/Michael Ochs Archives/Getty Images

No es ni la vikinga ni la vikina (por, uno podría pensar, una mujer llamada Victoria). El nombre proviene de una tarde de 1964 en que el compositor Rubén Fuentes, paseaba con su hijo por la playa en Acapulco y su hijo le preguntó que cómo se llamaban aquellos trajes de baño de dos piezas tan llamativos. Se llaman bikinis, le contestó , a lo que si hijo agregó, pues sólo los usan mujeres, así que deberían ser bikinas. También re-popularizada por la película Coco, la canción es de las más famosas de Fuentes, quien fuera el violinista y arreglista principal del famoso Mariachi Vargas de Tecatitlán en su época dorada.

Cómo te voy a olvidar

Foto: Kevin Winter/Getty Images for Coachella
Foto: Kevin Winter/Getty Images for Coachella

Del grupo de cumbia de Iztapalapa Los Ángeles Azules tenemos numerosas canciones súper bailadoras y pegajosas. Además de esta, cuyos primeros acordes del acordeón y de las trompetas llaman a la pista de baile sin equivocación, hay otras más, como “17 años” y se han convertido en referencia sin par en el panorama de las canciones mexicanas por el mundo. En salones de baile, bares, discotecas y festivales musicales de todo el mundo, como Coachella, se pueden escuchar los acordes de una melodía que dice “Suelta el listón de tu pelo…”

Himno nacional mexicano

GettyImages-71177408
Foto: ROBERTO SCHMIDT/AFP/Getty Images
Foto: ROBERTO SCHMIDT/AFP/Getty Images

Uno de los tres símbolos de México, junto con el escudo y la bandera, el Himno de México fue compuesto por el poeta potosino Francisco González Bocanegra en 1853 con música de Jaime Nunó. En sus inicios compuesta por diez estrofas, el himno fue recortado a cuatro oficiales y dos en su versión corta, en parte por algunas referencias problemáticas a figuras históricas como Santa Ana y referencias a la religión católica.

Mi ciudad

GettyImages-160867974
Foto: OMAR TORRES/AFP/Getty Images
Foto: OMAR TORRES/AFP/Getty Images

“Mi ciudad es chinampa en un lago escondido, es centzontle que busca en dónde hacer nido… dice la canción ya clásica de Guadalupe Trigo que en realidad se llamaba José Alfonso Ontiveros Carrillo y que nació no en la Ciudad de México sino en Mérida, pero que pasó toda su infancia en el valle de México. La canción ha sido interpretada por Lola Beltrán, Vicente Fernández, y Luis Miguel, entre otros muchos.

La media vuelta

GettyImages-590652859
Foto: Jeff Greenberg/UIG via Getty Images
Foto: Jeff Greenberg/UIG via Getty Images

Uno de los grandes éxitos de José Alfredo Jiménez, una canción de increíble orgullo y profundo despecho y dolor, interpretada por innumerables cantantes, la letra dice dolorosamente que la amada se va “porque yo quiero que te vayas”. “Yo quiero que te vayas por el mundo y quiero que te besen otros labios”, dice y sigue diciendo que “si encuentras un amor que te comprenda, entonces yo daré la media vuelta”.

Guadalajara

GettyImages-481605341
Foto: Eye Ubiquitous/UIG via Getty Images
Foto: Eye Ubiquitous/UIG via Getty Images

Entre las muchas canciones de Pepe Guizar, quien fuera considerado el “Pintor musical de México” cuando trabajaba para la XEW en la década de 1940, destacan varias composiciones pero ninguna tanto como la que dedicó a su natal Guadalajara, compuesta en 1954, y que llegó a interpretar hasta Elvis Presley. “Guadalajara, Guadalajara, hueles a pura tierra mojada”, reza la canción y se suelta a hablar rápidamente de todas las cosas que hacen grande a la perla del bajío.

El sinaloense

GettyImages-674208376
Foto: Sergi Alexander/Getty Images
Foto: Sergi Alexander/Getty Images

Tal vez la canción más representativa del estilo de la banda sinaloense, este himno a la costa del pacífico mexicano compuesto por Severiano Briseño en 1944 e interpretado por primera vez en un bar de Guadalajara, la canción ha estado en rotación durante años en la radio, hogares y en los centros nocturnos de México. Entre sus intérpretes más famosos se cuenta a Lola Beltrán, Juan Gabriel y Julio Preciado.

La malagueña

GettyImages-516802254
Foto: David Ramos/Getty Images
Foto: David Ramos/Getty Images

También conocida como Malagueña salerosa, esta canción a pesar de hablar de una linda española de Málaga, es una composición mexicana, un son huasteco o huapango, compuesto, se dice, por Elpidio Ramírez y Pedro Galindo Galarza en 1947. Además de su fama en México se ha vuelto internacionalmente famosa por aparecer en el soundtrack de Kill Bill y por ser parte central de la primera temporada de la serie Luis Miguel en Netflix.

Cucurrucucú paloma

GettyImages-56800343
Foto: Tim Graham/Getty Images
Foto: Tim Graham/Getty Images

Compuesta por el zacatecano Tomás Méndez en 1954, la canción le pide a una paloma que, cucurrucucú, no llore más por un amor perdido. Aparecida por primera vez en la película Escuela de vagabundos, cantada por Pedro Infante, la canción dio lugar a la película del mismo nombre de 1965, interpretada,la canción y el papel principal, por Lola Beltrán. Entre otros que la han cantado están Luis Miguel, Rocío Dúrcal, Julio Iglesias, Lila Downs, Joan Báez y Caetano Veloso.

Si nos dejan

GettyImages-639284070
Foto: Kobby Dagan/VW Pics/UIG via Getty Images
Foto: Kobby Dagan/VW Pics/UIG via Getty Images

Compuesta por el chiflador más mexicano de todos los tiempos, José Alfredo Jiménez, esta canción es un éxito para los mariachis y cantantes en México, desde su composición. La compuso José Alfredo dedicada a la actriz Columba Domínguez, protagonista de las películas Maclovia y Río Escondido, que era tan bella que además de los obsequios del cantante fue razón de un pleito entre Emilio “El Indio” Fernández y el actor español Francisco Rabal.

Caminos de Guanajuato

GettyImages-526798936
Foto: Danny Lehman/Corbis via Getty Images
Foto: Danny Lehman/Corbis via Getty Images

“La vida no vale nada, no vale nada la vida”, empieza esta canción de José Alfredo Jiménez antes de hacer un recorrido por ciudades, pueblos y lugares destacados del estado de Guanajuato, como León, Salamanca, Dolores Hidalgo, la Sierra de Guanajuato y el Cerro del Cubilete. Una de las más populares del compositor, que tiene cientos de canciones para mariachi en su repertorio, también sin duda es una de las más cantadas por borrachos en cantinas.

Mujeres divinas

GettyImages-477482510
Foto: Lars Baron – FIFA/FIFA via Getty Images
Foto: Lars Baron – FIFA/FIFA via Getty Images

Lanzada a la fama como canción titular y primer sencillo del disco Mujeres divinas de Vicente Fernández en 1987, la canción de Martín Urieta es una de las más recientes agregadas a esta lista y no es para menos, puesto que se ha convertido en una de las tonadas más pedidas a los mariachis de todo el mundo con su letra dolorosa “Hablando de mujeres y traiciones se fueron consumiendo las botellas…”

Ay, Jalisco no te rajes

GettyImages-139600439
Foto: Gene Duncan/Disney Parks via Getty Images
Foto: Gene Duncan/Disney Parks via Getty Images

La canción es obra de Manuel Esperón y Ernesto Cortázar. Interpretda inolvidablemetne por Jorge Negrete en la cinta del mismo nombre, esta canción se ha convertido no sólo en referente mundial de la canción mexicana, al ser interpretada por el Pato Donald en la cinta Los tres caballeros de Disney, sino también una demostración de la capacidad pulmonar del mariachi que debe pasar de un largo “Ay” al “Jalisco no te rajes” sin tomar aire.

Sin ti

GettyImages-83976676
Foto: Michael Tran/FilmMagic
Foto: Michael Tran/FilmMagic

Pepe Guizar hace su segunda aparición en esta lista, con una canción de la época de los tríos, tal vez su canción más sonada después de Guadalajara: Sin ti “no podré vivir jamás”. Esta canción, llevada a la fama por el primer trío internacionalmente famoso de México, Los Panchos, fue un éxito sin fronteras por Latinoamérica, y alcanzó gran popularidad en Perú, Colombia y Chile en la década de 1950.

Solamente una vez

GettyImages-850912262
Foto: Mel Longhurst/VW Pics/UIG via Getty Images
Foto: Mel Longhurst/VW Pics/UIG via Getty Images

Otra de las famosas canciones del “Flaco de Oro” Agustín Lara. Cuenta la leyenda que Lara le disparó a su entonces esposa María Félix por celos, y que falló sólo porque estaba borracho. El disparo acertó al reflejo de la diva en un espejo y ella pidió el divorcio al día siguiente. Dicen que nunca pudo querer a nadie como a la Félix, tal vez por eso compuso esta canción, “Solamente una vez”.

Como quien pierde una estrella

GettyImages-179195526
Foto: Rick Kern/Getty Images for Target
Foto: Rick Kern/Getty Images for Target

Uno de los hijos de Vicente Fernández, Alejandro, también aparece en esta lista como intérprete inconfundible del éxito de 1995 Como quien pierde una estrella, obra del compositor Humberto Estrada, y que también pone en entredicho la capacidad del todos los cantantes que la han intentado después que él, por la gran capacidad pulmonar, de entonación y de fuerza vocal que se necesita para cantar bien el coro de este nuevo clásico.

El mariachi loco

GettyImages-588945028
Foto: George Rose/Getty Images
Foto: George Rose/Getty Images

Obra compuesta por Román Palomar, titular de un mariachi que estuviera entre los más famosos de su época, “El mariachi loco” tiene en realidad muy poca letra y se distingue principalmente por su música, que intercala el uso de todos los instrumentos de un mariachi: violín, trompta, guitarra, guitarrón mexicano y vihuela, además de la voz que repite “hey, hey, hey” y “el mariachi loco quiere bailar, quiere bailar el mariachi loco”.

Yo no fui

GettyImages-156463752
Foto: Kevin Winter/WireImage
Foto: Kevin Winter/WireImage

Otro de los hijos de Vicente Fernández, esta vez Pedro, aparece en esta lista como el intérprete más famoso del tema Yo no fui, compuesto por la misma Consuelo Velázquez que Bésame mucho llevó a la inmortalidad. Uno no lo adivinaría, al escuchar la letra de esta canción, que dice: “si te vienen a contar cositas malas de mí, manda a todos a volar y diles que yo no fui”.

Caminos de Michoacán

GettyImages-903808932
Foto: RONALDO SCHEMIDT/AFP/Getty Images
Foto: RONALDO SCHEMIDT/AFP/Getty Images

Compuesta por el michoacano Bulmaro Bermúdez y popularizada por el cantante Federico Villa, Caminos de Michoacán se ha convertido en una canción clásica del mariachi mexicano y cuenta el camino que sigue un hombre que va buscando a su amada que lo abandonó y en su camino, mientras reclama que nadie le dice dónde está su amada, va pasando por La Piedad, Zamora, Sahuayo, Ciudad Hidalgo, Apatzingán, Morelia, Uruapan y Pátzcuaro, entre otras ciudades de Michoacán.

Amorcito corazón

GettyImages-876054668
Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images
Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images

Compuesta por los mexicanos Pedro de Urdimalas y Manuel Esperón, Amorcito corazón, interpretada inmortalmente en la película más famosa de la primera época del cine de oro mexicano, Nosotros los pobres, por Pedro Infante y Blanca Estela Pavón, la canción ha permanecido en el gusto de los mexicanos por décadas, incluso inspirando una telenovela de Televisa del mismo nombre protagonizada por Elizabeth Álvarez, Diego Olivera, Daniel Arenas y África Zavala.

La Adelita

GettyImages-640454381
Foto: Library of Congress/Corbis/VCG via Getty Images
Foto: Library of Congress/Corbis/VCG via Getty Images

Compuesto por un poeta anónimo, aunque algunos señalan a Antonio del Río-Armenta como el autor, La Adelita es un corrido y tal vez el más famoso de la Revolución mexicana. Cantado a las soldaderas que acompañaban a los revolucionarios de ciudad en ciudad, la canción habla de un amor de guerra “Y si Adelita se fuera con otro, la seguiría por tierra y por mar, si por mar en un buque de guerra, si por tierra en un tren militar.”